En períodos como estos, caracterizados por un calor impresionante, puede suceder que sudes especialmente incluso mientras duermes. Pues bien, lo cierto es que la cama también quedará sucia: por eso mismo es necesario refrescar e higienizar el colchón.

¿Te ha pasado al menos una vez que te levantas de la cama sudando después, quizás, de una mala noche? ¿Y queremos hablar de los ácaros que viven sin oposición entre nuestras sábanas? ¡Aquí hay algunos métodos que implican el uso de ingredientes naturales utilizados por nuestras abuelas que realmente sabían mucho!

Refrescar el colchón: aquí está la solución

Le explicaremos cómo crear una solución excepcional para refrescar su colchón. En primer lugar, coloca dos cucharadas de bicarbonato de sodio en un bol donde previamente habías colocado el agua (unos 500 ml). Incluye también 25 gotas de aceite esencial de lavanda , o quizás aceite de árbol de té. 

El bicarbonato es excelente para asegurar la mezcla adecuada con los distintos ingredientes y para desinfectar y combatir moho y hongos. El aceite esencial de lavanda, por otro lado, da un aroma único y también ayuda a dormir.

Para pasarlo sobre el colchón bastará con utilizar un paño empapado en la solución y luego dejar secar. Una botella con atomizador también puede resultar útil.

Luchar contra los ácaros

Los colchones también son el lugar favorito de los ácaros . Por este motivo, utilizar algunos trucos para ahuyentarlos y eliminar a los presentes puede resultar verdaderamente imprescindible. En primer lugar deberíamos utilizar una aspiradora para intentar aspirar los insectos y posiblemente sus huevos.

Posteriormente, espolvoreamos todo con bicarbonato de sodio y ayudándonos de un cepillo debemos distribuirlo por cada rincón del colchón. Déjalo reposar un par de horas y utiliza una aspiradora para retirar el exceso. La operación debe realizarse en cada lado y periódicamente.

Refresca el colchón eliminando las manchas

Otra forma de hacer que el colchón esté más fresco y también estéticamente más agradable es eliminar las manchas presentes. Pensemos en las manchas amarillas que se suelen formar, estas suelen ser provocadas por el sudor.

Podríamos utilizar vinagre , pulverizarlo y dejarlo actuar al menos diez minutos. A continuación, espolvoreamos un poco de bicarbonato de sodio y dejamos actuar. ¡La mancha será eliminada!

También pueden aparecer otras manchas, como manchas de sangre . En este caso, deberíamos utilizar otro truco. Mezclamos una taza de agua oxigenada con un poco de sal y jabón de Marsella. En este punto creamos una especie de pasta y vertemos la mezcla sobre el colchón.

Dejamos actuar hasta que se haya secado todo y comencemos a eliminar residuos. Damos toquecitos con cuidado con un trapo empapado en agua oxigenada y al cabo de un rato notaremos el sorprendente resultado!

Copy