¿Por qué deberíamos poner bicarbonato de sodio en las plantas? Hay una razón muy específica por la que siempre debemos hacer esto.

El bicarbonato de sodio es un producto versátil que se puede encontrar en todos los hogares. Se destaca en la realización de una amplia gama de funciones, incluida la limpieza de diversas superficies y el ablandamiento efectivo de las legumbres secas.

Además, proporciona alivio como ayuda digestiva después de consumir una comida particularmente pesada.

Muchas personas ignoran que el bicarbonato de sodio puede ser una herramienta valiosa en la protección ecológica de huertos, huertos y plantas.

Su eficacia es particularmente evidente en su capacidad para combatir el mildiú polvoriento, un patógeno común que afecta a una variedad de plantas como la vid, el calabacín y la salvia.

En la agricultura hay dos formas distintas de bicarbonato: bicarbonato de sodio y bicarbonato de potasio.

Aunque estos compuestos son similares en naturaleza, sirven para propósitos específicos, especialmente en la lucha contra las enfermedades fúngicas.

Sus propiedades las convierten en una opción óptima para la agricultura ecológica, ya que ofrecen un tratamiento fungicida eficaz.

Encontrar bicarbonato de sodio es una tarea fácil y también es una opción conveniente. Además, es una opción ideal tanto para jardines familiares como para jardines normales.

Ahora, exploremos las características distintivas del bicarbonato de sodio y comparemos con el bicarbonato de potasio.

Además, discutiremos las situaciones apropiadas para su uso y los métodos apropiados para llevar a cabo los tratamientos.

Bicarbonato de potasio y bicarbonato de sodio

Cuando se habla de bicarbonato de sodio, es importante distinguir entre bicarbonato de sodio y bicarbonato de potasio.

Aunque estos dos compuestos comparten similitudes, varían tanto en su estructura molecular como en la clasificación oficial para sus aplicaciones agrícolas.

El bicarbonato de sodio, conocido químicamente como la sal de sodio del ácido carbónico, es un polvo fino blanco e inodoro que se puede disolver en agua a temperatura ambiente.

Se deriva de la combinación de ceniza de sosa, agua y dióxido de carbono. En la agricultura, el bicarbonato de sodio se clasifica como “vigorizante” y se considera un potenciador de los mecanismos naturales de defensa de las plantas.

Poner bicarbonato de sodio en una plántula

 

Esta clasificación se especifica en el Anexo 2 del nuevo DM 6793, de 18/07/2018, que integra la legislación europea existente que regula el sector ecológico en Italia.

El bicarbonato de potasio es un derivado del ácido carbónico, específicamente derivado del carbonato de potasio.

A diferencia del bicarbonato de sodio, se considera principalmente un pesticida en lugar de un tónico. Como resultado, cae bajo la jurisdicción de las regulaciones existentes de pesticidas.

Afortunadamente, su efectividad se limita a un solo día, lo que le permite llevar a cabo el tratamiento antes de que la fruta madure.

Es importante tener en cuenta que el término “maduro” se refiere al intervalo de tiempo designado, medido en días, entre el tratamiento final y la cosecha.

Si los agricultores profesionales poseen la “licencia” necesaria, un documento emitido al final de un curso de capacitación especializada, pueden usar pesticidas.

Por el contrario, los agricultores aficionados no necesitan actualmente dicha autorización y tienen acceso a formatos de productos distintos de los destinados al uso profesional.

Sin embargo, desde la entrada en vigor del NAP (Plan de Acción Nacional) en 2015, que regulaba y restringía efectivamente toda la industria de plaguicidas, incluida la agricultura convencional, la gama de productos disponibles para la compra privada ha disminuido significativamente.

Como resultado, esto ha limitado el uso imprudente de sustancias nocivas, contaminantes y nocivas para la salud.

De esta manera, se anima a las personas a optar por alternativas más respetuosas con el medio ambiente a la hora de cuidar sus huertos, huertos y céspedes.

¿Por qué poner bicarbonato de sodio en las plantas?

Hay dos variantes de bicarbonato que sirven para proteger a las plantas de ciertos trastornos fúngicos o criptogámicos.

Al elevar el pH de la solución líquida, la presencia de bicarbonato genera circunstancias desfavorables para el crecimiento y la expansión de micelios fúngicos dañinos.

Bicarbonato de sodio en las plantas

 

Esto, a su vez, conduce a su deshidratación y la consiguiente prevención de una mayor propagación.

Cómo deben llevarse a cabo los tratamientos

Para que los tratamientos que utilizan las dos variantes de bicarbonato den los resultados deseados, es esencial que la intervención se realice con prontitud, tan pronto como aparezcan los primeros signos del trastorno.

El efecto es esencialmente preventivo y sirve para inhibir una mayor progresión, pero no posee la capacidad de restaurar plantas que ya han sufrido daños significativos.

El uso de bicarbonato de sodio está sujeto a la concentración deseada, que oscila entre 500 g y un máximo de 1500 g por hectolitro de agua.

Estas cantidades recomendadas son aplicables a grandes superficies que utilizan máquinas de distribución, pero la misma proporción también se aplica a los cultivos a pequeña escala.

Por ejemplo, al preparar una solución en una botella de spray de 1 litro, se recomienda incluir 5-15 g de bicarbonato de sodio. Por el contrario, usando una bomba de mochila de 15 litros, la cantidad ideal sería de unos 75-225 gramos.

Cuando se utilizan productos fitosanitarios de cualquier tipo, ya sean ecológicos o no, es esencial atenerse a la dosis recomendada.

Incluso sustancias aparentemente inofensivas como el bicarbonato de sodio pueden causar quemaduras si se aplican excesivamente y pueden conducir a un aumento del pH si se acumulan con el tiempo en el suelo. Problemas similares surgen con el uso excesivo de bicarbonato de potasio.

Cuando se trata de bicarbonato de potasio, la etiqueta comercial del producto proporciona las dosis recomendadas para las diversas especies (aunque puede haber variaciones) y las precauciones necesarias para su uso.

Para garantizar la eficacia de los tratamientos es fundamental llevarlos a cabo en los periodos más fríos del día.

Es particularmente importante evitar el tratamiento de las plantas cuando la temperatura ambiente supera los 35 ° C, ya que esto podría resultar en un efecto nocivo en las plantas conocido como fitotoxicidad.

Esta limitación plantea un desafío cuando se combate el mildiú polvoriento en cucurbitáceas durante el verano, ya que incluso los tratamientos con azufre pueden no ser suficientes a temperaturas extremadamente altas.

En tales casos, es necesario esperar pacientemente los días más fríos y, mientras tanto, eliminar las hojas más afectadas.

Copy