Secando naranjas: ¡decora y perfuma todo tu hogar!

Las naranjas son uno de esos alimentos que podemos definir como multifuncionales. Deliciosos cuando se comen solos, se pueden incluir en muchas recetas, tanto dulces como saladas.

Su alto contenido en vitamina C los convierte en un excelente aliado para aumentar nuestras defensas inmunitarias.

Hoy, sin embargo, nos centramos en otra característica: el olor. Fresco y persistente, inundará la casa de un aroma enérgico y soleado.

Cómo aprovechar el aroma de las naranjas

Para poder utilizar el aroma de esta fruta, para perfumar nuestro hogar, será necesario secarlo primero.

A continuación veremos qué métodos podemos utilizar. Para todos, sin embargo, será necesario comenzar con la misma operación e incluso antes con la elección de la fruta.

Sólo compramos naranjas ecológicas de piel gruesa. Esto nos garantizará un olor más persistente y también más saludable.

Para secarlas primero debemos lavarlas y cortarlas en rodajas finas. Luego colócalas sobre una hoja de papel absorbente durante media hora para quitar parte del jugo.

Si queremos, para no desperdiciar nada, mientras esperamos a poder utilizar las naranjas secas, podemos colocar la lámina empapada en jugo encima de un radiador.

Al secarse soltará un delicioso aroma por toda la casa.

Varios métodos para secar naranjas.

Una vez lavadas, cortadas y secadas nuestras frutas, debemos elegir qué método utilizar para secarlas:

  • Podemos utilizar el horno en casa. En este caso colocamos las rodajas encima de una hoja de papel de horno y horneamos a 90° durante 3 horas. Pasada la mitad del tiempo les damos la vuelta.
  • Un método más rápido consiste en introducir las naranjas en el microondas durante unos minutos a potencia media. Comprobamos el nivel de secado de vez en cuando para evitar que se quemen.
  • La forma más natural posible de secar naranjas es simplemente airearlas. Colócalas sobre un soporte donde le dé el sol directamente. Tendremos que esperar al menos siete días y luego darles la vuelta, dejándolas reposar otros siete días, para que se sequen por ambos lados. Si no tenemos prisa este es el método para nosotros.
  • Para no perder ni un día, sin que nuestra casa huela a cítricos, podemos secar las rodajas directamente sobre los radiadores. Colócalas encima de una hoja de papel y colócalas sobre los radiadores. En siete días estarán listos para su uso posterior.

Secando naranjas: Cómo utilizar las rodajas para perfumar la casa

Una vez que hayamos obtenido nuestras bonitas rodajas de naranja secas, su uso depende sólo de nuestra imaginación.

Si sólo nos interesa el olor, colocarlas dentro de pequeñas bolsitas de algodón. Coloquémoslos en varios puntos de la casa, incluso cerca de radiadores y estufas, para que el calor suelte todo el aroma.

Queriendo aprovechar la estética de este perfumista hogareño, podemos utilizar las rodajas para crear guirnaldas para colgar en las puertas. Incluso las composiciones con flores secas, para colocar en mesas y estanterías, resultan decorativas y fragantes.

Una buena idea es hacer un centro de mesa, utilizando un sencillo jarrón de cristal transparente. Introducimos las rodajas de naranja en su interior, quizás junto con otras frutas de invierno como castañas y nueces.

¡Nuestra casa olerá a un maravilloso naranjal!

Copy